Rabieta

Publicado por

Donde estaba la clásica y elitista confitería La París, en el Hipódromo de Palermo, en octubre de 2017 abrió sus puertas Rabieta, una cervecería que es la prueba patente de que la revolución cervecera llegó para quedarse y se está extendiendo a lugares impensados. Con la idea de lograr una armonía entre lo viejo y lo nuevo, de respetar y honrar la herencia y amalgamarla con lo trendy y lo novedoso, estos 5 socios que vienen trabajando en el mundo de la cerveza hace muchísimos años decidieron apostar y hacer su propia revolución: colgaron los guantes de sus trabajos de oficina, y se dispusieron a meterse de lleno en el mundo de la cerveza artesanal.

Para ellos, Rabieta tiene que ver con un estado de revolución, que toca a lo craft pero también al mundo en general. Rabieta es una forma de pensar, de vivir: a veces romper todos los esquemas, tener una rabieta que salga del alma, puede ser algo muy positivo, que nos lleve a lugares impensados, a crecer y transformarnos.

Rabieta nos lleva a pensar también en un nene enojado, haciendo berrinche. Un malcríado. Y por eso los chicos juegan con esa idea, y llaman a su birra, cerveza malcríada. Pueden tomárselo con humor y reírse de ellos mismos, del lugar en el que están, llevando el concepto más allá: Rabieta es una cerveza bien creada, cuidada tan al detalle, que podríamos decir que está mal-críada. Para ellos, se trata de criar un caballo de pura sangre en versión birra. Y por eso, se reconocen más de conservatorio que de garage: la cerveza tiene que ser de calidad, y hay que estudiar mucho para que así sea.

El bar es absolutamente hermoso y de entrada te dejamos un gran dato: tienen estacionamiento gratuito en Playa Gigena. La fachada está intacta, iluminada de tal manera que te va a cautivar ni bien la veas. Alrededor del local, vas a encontrar mesas altas comunitarias, algunos barriles usados de mesas, mucha madera y hierro, y algunas esculturas de varios artistas representados por Alfredo Segatori. Adentro, te vas a quedar sin aliento. Techos altos, vitraux, molduras y columnas clásicas, que se mezclan con un ambiente e iluminación mucho más moderno y urbano. La barra es el centro del local, con una iluminación en tonos amarillos que hace que vayas directo ahí ni bien entrás. Si recorrés, vas a encontrar que la cámara de frío donde guardan los barriles y los conectan a las canillas, está a la vista. Una joyita que te recomendamos que busques, porque muestra un poco el backstage de lo que pasa en cualquier cervecería. 

Tienen 20 canillas de cerveza artesanal, 4 propias (que pronto serán más!) y las demás invitadas de marcas como Bierhaus, Antares, Wesley, Peñón del águila, Crafter, Berlina, Griffin, entre otras. Un dato importante es que sus cervezas, las sirven en las copas o vasos que corresponden al estilo, para privilegiar el sabor y los aromas de cada uno. 

Para comer, vas a encontrar una carta increíble que te va a sorprender, diseñada por el chef de lo que era La París. Tienen las clásicas papas tuneadas y hamburguesas que toda cervecería que se digne de tal debe tener, pero también una selección de fiambres alucinante, opciones para picar bien originales como rabas, mollejas fritas, langostinos tempura o hot new york rolls, ensaladas para todos los gustos, varias opciones de sandwiches, y 3 platos que la rompen (ojo de bife, ribs de cerdo y surubí). Y si sos de los nuestros y te gustan los postres, vas a poder elegir entre 5 opciones, una más rica que la otra. En cuanto a precios, nos pareció muy económico para la calidad y cantidad de opciones que tienen en la carta, ya que están dentro de los precios que se manejan en todas las cervecerías.

Empezamos afuera con una charla con Gustavo, uno de los dueños, tomando unas birras de la casa. Probamos la American IPA (ámbar, cítrica en aroma, en boca notas cítricas y herbales, de amargor moderado, súper refrescante!) y la Golden (dorada, bien translúcida, maltosa en boca).

Después pasamos adentro, nos sentamos frente a la cámara de frío y nos pedimos unas Papas Bulls BBQ (Salen en una cazuela, tienen cerdo ahumado, barbacoa, verdeo y mayonesa de ajo, y son una bomba!) y unas Mollejas fritas (Salen en una fuente de hierro, apanadas con panko y con salsa teriyaki. Si hay un paraíso, sin dudas incluye estas mollejas! Una locura!). Las acompañamos de birras Rabieta: otra American IPA y una Irish Red (roja intensa, maltosa, suave en boca, de espuma cremosa).

Seguimos con una Burger Rabieta (sale con lechuga, tomate, cheddar, panceta crocante, cebolla morada, pepinillos, dijonesa y papas fritas. La hamburguesa es enorme, y el sabor en su conjunto es para aplaudir! La dijonesa y la panceta crocante se llevan gran parte de esos aplausos a nuestro gusto!) y el Surubí a la plancha con ensalada tibia de papas rotas, rúcula, cebolla morada y mayonesa al limón (la ensalada es TODO lo que está bien en este mundo! El surubí estaba excelente, a punto en cuanto a cocción, súper sabroso. Amamos que los bares de a poco se animen a ofrecer platos gourmet, y sin dudas este Surubí es uno! Y, como si fuera poco, para que se sorprendan como nosotros, este plato cuesta módicos $240). Acompañamos los platos de una Hefeweizen de Peñón del águila (dorada pálida, frutada y súper refrescante) y una Old Ale de Berlina (entre rojiza y amarronada, de aroma dulce y maltoso, en bocas notas dulces, maderosas y a ciruela. Muy rica y compleja!).

Pasamos a los postres, y les juramos que la quedamos. Probamos la Creme Bruleé (sale con frutos rojos, helado de dulce de leche de campo y almendras. Deliciosa, un clásico que no defrrauda!) y el Postre Gino (Si leés la descripción en la carta, vas a pensar que es una ensalada de frutas común y corriente, con helado y chocolate blanco. Pero no, es una fiesta absoluta. Pedila, no lo vas a poder creer. Queremos saber qué te pareció cuando la pruebes, y también podés agradecernos por la recomendación!). Maridamos los postres con una Dry Stout de Rabieta (negra intensa, de espuma cremosa, en boca notas a café tostado y chocolate, de final seco) y una Session IPA Maracuyá de Bierhaus (dorada, bien aromática y con notas a maracuyá y cítricos en boca, súper fresca!).

Como el menú de Rabieta es súper extenso y variado, y también ampliaron la cantidad de canillas propias, decidimos volver a visitarlos para probar todas su birras y contarles otras opciones que pueden disfrutar en el bar!

Fuimos el día de San Patricio! Y además de bandas en vivo, y muchos gorritos y corbatas verdes, estuvimos en el lanzamiento de una cerveza edición especial por la fecha, hecha en colaboración con Jameson.  Se trató de una Irish Red con Whisky, una birra rojiza, con espuma color té con leche cremosa y persistente, con notas a whisky en aroma, que se repiten en boca y balancean con maltas caramelo. Estaba deliciosa,  además venía en un vaso edición limitada que te podías llevar a tu casa!

WhatsApp Image 2018-03-17 at 20.53.04

Para empezar, pedimos unas Rabas (una porción generosa de rabas riquísimas. Crocantes por fuera, bien tiernitas por dentro. Un plato que nos encanta y que es difícil encontrarlo de esta calidad en una cervecería) y una Tabla de fiambres a la que le sumamos una porción de queso brie y una de queso de oveja (fiambre premium y en una porción justa, sale acompañado de pan de campo caserito y fresco, mientras que las porciones de queso salieron con tostaditas de pan saborizado. Todos los fiambres salen con frutos secos, que maridan perfectamente!). Acompañamos de una American Wheat (dorada, turbia, suave y refrescante, con leves notas frutales) y una Honey (dorada, suave, notas dulces y maltosas en boca, muy rica!).

Seguimos con una Hamburguesa Saint Patrick´s, era la especial del día y estaba increíble! Nos encantaría verla estable en la carta (metemos un poquito de presión ya que podemos!!). Salía con panceta, aros de cebolla apanados, cheddar, queso azul, y de aderezos: salsa BBQ con whisky y mostaza con cerveza. Una bomba riquísima, que mezclaba texturas crocantes con la suavidad de los quesos y los aderezos. Para destacar: las papas que acompañan mejoraron muchísimo desde nuestra primer visita! Aplausos para los chicos de Rabieta por eso! Junto con esta delicia, tomamos una APA (dorada intensa, notas cítricas que balancean con florales y resinosas, de amargor medio. Muy buena!) y una Red Honey (roja brillante, de espuma color té con leche, aroma a miel que en boca balancea con maltas caramelo, dulzona y borrachita, nos gustó mucho!).

Cerramos la noche con un Cheesecake con coulis de frutos rojos (un cheesecake posta, de los horneados, que está buenísimo!) y una Wee Heavy (de color rojizo, con espuma cremosa, intensa en alcohol, dulzona y borrachita, con notas maltosas y a caramelo. Un estilo no tan fácil de encontrar en la escena porteña!).

Una cervecería con una propuesta innovadora, ubicado en un lugar emblemático de Buenos Aires, que pretende amalgamar la herencia y lo actual, lográndolo a cada paso. Una carta gastronómica súper pensada, con opciones de calidad que te van a sorprender, muy buenas cervezas propias e invitadas, y una estética que te va a dejar enamorado. Para conocer, recomendar, y volver una y otra vez! 

Precio (48)


Gracias a los chicos de Rabieta por invitarnos a conocerlos! Gracias Santi por todas las gestiones, gracias Gustavo por tomarte el tiempo de recibirnos y contarnos sobres ustedes, y gracias Pablo por atendernos increíble y proponernos opciones de maridaje de comida y birra! Sin dudas vamos a volver! Salud! GPS BIRRA

 

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s