Cerdos Voladores

Publicado por

Cerdos Voladores abrió sus puertas en un galpón recuperado, con un frente que va a capturar tu atención al instante por el mural enorme que tiene pintado en blanco y negro, con un cerdito rosa que destaca. Con una estética trash, ladrillos a la vista, algunas esculturas de hierro, mesas altas de madera recuperada, banquetas altas, algunos tablones, algunos cuadros en las paredes, un pizarrón que sirve de carta y una pizarra luminosa para las birras que lleva tus ojos hacia ahí, el local te enamora desde que ponés un pie en él. Además del salón principal, tienen un patio y un salón extra, por lo que te vas a sentir cómodo y vas a tener lugar de sobra para elegir dónde querés pasar tu noche. 

La apuesta por lo artístico se nota en todos lados: además de las esculturas en hierro, las paredes del local están vestidas de cuadros de diferentes artistas que van rotando mes a mes, dándole una impronta diferente al local, y también hay música en vivo todas las semanas (los martes hay jazz, los fines de semana bandas en vivo). 

El nombre nace de varias junturas: Ezequiel, uno de los dueños, es, además de homebrewer y sommelier, fanático de Pink Floyd y de su disco Animals, donde varios de los temas hacen referencia a los cerdos. En un viaje a Barcelona, se encontraron con una birra que lleva el nombre del bar, y ahí todo tuvo sentido. Ese tenía que ser el nombre de la cervecería que querían abrir hacía tanto tiempo, desde que empezaron con un beer truck. Gestionaron el permiso con la gente de España, y aquí estamos, con los Cerdos Voladores bien instalados en su guarida en San Fernando. Algo que nos gustó mucho es que el concepto de los chanchitos atraviesa todo el local, y vas a verlos dibujados en varios lugares, pero también en el morfi y en los nombres de los platos. 

Para comer, vas a encontrar varias opciones de picoteo, hamburguesas, pizzas, y hasta postres. Todo casero y a precios amigueros.

En cuanto a las birras, tienen 15 canillas de cerveza artesanal, de marcas como Beata, Kraken, Berlina, Bronx, Minga, Bierhaus, Cheverry, Sir Hopper, Gorilla, entre otras. Una pizarra súper completa y bien equilibrada, con algunas de las mejores fábricas del país en sus canillas. Aplausos para los cerditos que se pasaron con la selección de birras! Como si fuera poco, vas a encontrar además opciones de tragos y whiskies.

Nosotros arrancamos con una Cesky Krumlov de Bronx (se trata de una birra al estilo Lager checa. Es una lager de cuerpo liviano, color dorado intenso, con espuma poco persistente, y un amargor lindo que le da un toque diferente a las demás lager. Muy rica y fresca!) y una Golden de Breoghan (dorada, fresca, de final seco y con un toque amargo que le da mucha personalidad). 

IMG_20180217_202159051

Para comer, pedimos una Tabla Piki Piki, que además de ser enorme, la rompe toda. Una de las mejores tablas de fritanga que hemos probado, así que aplausos para los chicos de la cocina! Sale con muzzarelitas (grandes y súper sabrosas), aceitunas en tempura de IPA (deliciosas, te adelantamos que no vas a poder parar de comerlas!), champignones en tempura de Hefe (riquísimos y súper originales!), unos jengas de papas (salen acomodadas como en el juego, y los chicos empezaron a hacer chistes con eso, buenas papas, sequitas, bien ricas), pollo crispy (apanados con cereales y avena, buenísimos!), bombas de provolone (unas bombas enormes con el sabor del provo bien presente, las amamos!) y dips BBQ, alioli y picante. Ojo que la tabla es re abundante, alcanza perfectamente para cenar entre 2 (y hasta es posible que te sobre un poco!). La acompañamos de una Hefeweizen de Wolf (dorada pálida, bien turbia, súper fresca y frutal) y una APA de Minga (ámbar, floral y cítrica en aroma, en boca notas florales dan lugar a un amargor moderado que termina seco. Nos gustó mucho el balance floral/cítrico de esta birra!).

Seguimos con un Wrap de cerdo (viene con bondiola braseada, cebolla caramelizada, champignones, roquefort y dip BBQ; y sale con papas en una tabla. Riquísimo! Una bomba no apta para primera cita pero que vale la pena el enchastre!) y una Hamburguesa criolla (viene con provoleta, morrones asados, escabeche de berenjena con dip de mayonesa de ajo, en un pan casero súper esponjoso que sale tostado por dentro, y sale con fritas por supuesto. La argentinidad hecha hamburguesa, nos gustó mucho!). Los acompañamos de una Scottish de Beata (una birra nitro, que tiene una espuma maravillosa. Bien maltosa y con notas a caramelo, sedosa y suave) y una American IPA de Kraken (dorada intensa, cítrica en aroma y boca, una delicia).

Finalmente, llegó el turno de los postres! Probamos el Birramisú (vainillas mojadas en café, y un mousse de queso crema y honey; súper rico!) y el Choco Porter (que está hecho con Stout y no es joda! Una chocotorta borrachita que la rompe!). Tomamos una IPA de Bierhaus (una IPA ya súper conocida que saben que nos gusta mucho por sus notas marcadamente cítricas y su amargor) y una Red IPA de Bronx (rojiza, en aroma notas a caramelo, en boca equilibrio entre maltas tostadas, caramelo y el amargor que aporta el lúpulo). 

Pero eso no fue todo. Ezequiel nos tenía una sorpresa para el final: en Cerdos Voladores tienen una amplísima oferta de whiskies de todo el mundo que maridan con las birras de la pizarra. Y aunque nunca habíamos probado, por supuesto que ante la propuesta nos animamos! Tomamos primero una Dry Stout de Beata con un shot de Jameson Caskmates (un maridaje ideal para el invierno, que te va a hacer sentir notas maderosas, tostadas, a café, bien intensas) y una Honey de Bierhaus con un shot de Jack Daniels Honey (la sensación final de esta juntura es súper sedosa, dulce en el punto justo, el whisky le suma complejidad y la birra le aporta frescura). Y después probamos un Laphrohig Quarter Cask (un whisky maderoso, seco, ahumado, súper rico) y una Cragganmore (un whisky súper aromático y especiado, nuestro preferido de la noche). Estas opciones son ideales para cerrar la noche, animate vos también!

Una cervecería hermosa, con una apuesta por lo artístico notoria, con una excelente selección de canillas de birra (y de whiskies) y una carta de comida riquísima y casera que reproduce la temática de cerditos. Una jugada segura si lo que buscás es pasarla bien en un lugar con una propuesta que te cierre por todos lados!

Precio


Gracias a los chicos de Cerdos Voladores, en especial a Lucas por invitarnos y a Ezequiel por acompañarnos durante la cena y divertirse con nosotros! La pasamos genial y sin dudas vamos a volver! Salud! GPS BIRRA

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s